Los residuos plásticos del coronavirus contaminan el medio ambiente

Mascarillas desechables, guantes y productos desinfectantes, que nos protegen de la propagación de la COVID-19, terminan en las calles, en los mares y en la naturaleza.

Después de más de un mes de confinamiento, las normalmente bulliciosas calles de Kalamata, una ciudad griega al suroeste de Atenas, tradicionalmente conocida por sus aceitunas, están en gran parte vacías.

Como en el resto de Grecia, los habitantes de la ciudad costera solo pueden salir en circunstancias estrictas, como hacer ejercicio durante un tiempo breve y comprar comestibles. Pero los guantes, las toallitas y los frascos de desinfectante desechados, que emplean las personas para protegerse y proteger a los demás, aparecen esparcidos en parques, aceras y carreteras.

Más sobre este tema: ¿Qué relación tienen la pandemia de coronavirus y la destrucción de la flora y la fauna?

El problema no se limita a la pequeña ciudad griega. Residuos similares están causando problemas en metrópolis más grandes como Nueva York yLondres.

Incluso han llegado hasta las deshabitadas islas Soko, a pocas kilómetros de Hong Kong, China. Gary Stokes, del grupo conservacionista OceansAsia, encontró unas 100 mascarillas durante tres visitas realizadas a la playa.

Más sobre este tema: Coronavirus: peligra suministro de agua en los suburbios de Delhi por el confinamiento

«Hasta ahora no habíamos encontrado tantas mascarillas en un lugar tan remoto”, cuenta Stokes, quien sospecha que provienen de la cercana China o Hong Kong. «Cuando las encontramos, tan solo habían pasado entre seis y ocho semanas desde que se hubiera extendido su uso”, cuenta.

Fuente: DW